Entrevista a Sergio Bergman

bergman1.jpg

ENTREVISTA CON EL RABINO SERGIO BERGMAN

“Somos pasivos espectadores, nos gusta mirar y no hacer”

De paso por La Plata, el rabino pidió más compromiso y participación de parte de la sociedad civil y reconoció que tiene expectativas con la llegada a la presidencia de Cristina Kirchner

Durante los días más críticos de la crisis de 2001, la ciudadanía actuó catárticamente: salió a la calle, protestó contra los gobernantes y pidió un cambio general en las estructuras políticas. Pero muchas de las ideas que allí se declamaron ya quedaron en el olvido. Entonces, hace falta que la sociedad civil deje de ser una observadora pasiva y vuelva a alzar su voz para recuperar la calidad de vida institucional en el país.

El llamado fue realizado por el rabino Sergio Bergman en el marco de una conferencia que brindó en La Plata, en el marco del ciclo “Occidente y su crisis de identidad” que organiza el “Círculo de los 99”.

Allí, ante un público que colmó la capacidad del salón, Bergman expuso algunas ideas sobre el pasado reciente y la actualidad del país, con el acento puesto en la necesidad de que la ciudadanía se involucre en los procesos políticos y sociales de este tiempo a partir de una recreación del Preámbulo de la Constitución Nacional.

La imagen de Bergman, siempre asociada a su aspecto juvenil y a su colorida kipá, apareció por primera vez en la escena pública nacional ligada a la agrupación Memoria Activa, que ayudó a fundar.

Es farmacéutico egresado de la Universidad Nacional de Buenos Aires, rabino egresado del seminario Rabínico Latinoamericano de Buenos Aires y egresado del Hebrew Union College de Jerusalem. Tiene 45 años, 3 hijos y una larga serie de intervenciones públicas que lo convirtieron en referente de una nueva corriente dentro del judaísmo.

Poco antes de la conferencia, Bergman dialogó con EL DIA y explicó que su trabajo diario tiene como objetivo “reclutar en la sociedad civil voluntades para recrear la política como algo lícito, vigente y necesario”. Pero aclara que transformar la realidad “requiere mucho más tiempo que un cronograma electoral”.

“LA HIPOCRESIA CIVICA”

“El eje del Manifiesto Cívico propone que uno no puede estar siempre a la expectativa, denunciar, reclamar, quejarse y lamentarse como si lo que nos pasara no tuviera que ver con lo que hacemos o dejamos de hacer. Y que hay que hacer una profunda reflexión sobre la hipocresía cívica a partir de la cual somos sólo ciudadanos cada dos años a la hora de votar pero después no sostenemos el voto”, detalla.

“Hay una crisis de credibilidad no sólo respecto de nuestros representantes, que es obvia y manifiesta, sino respecto a nosotros mismos, los representados. Cuando como sociedad actuás catárticamente y lo único que te moviliza es que te pongan la mano en el bolsillo con un corralito bancario y el resto de las cosas las dejamos pasar como pasivos espectadores, las consecuencias son que no podamos sostener la calidad de vida institucional de la República”.

Más acá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s