Archivo de la categoría: blogs

El Choto Simeone

Es como dice Graziano, ¿cómo podés confiar en alguien que se pone en puntas de pie para parecer más alto?

el-choto-simeone.jpg

Vía No Publicable

Sicko

Empecé a leer el ya extinto blog Fuck You, Tiger por pura casualidad, pero desde que me enganché con esos posts larguísimos y llenos de temas que me interesaban mucho nunca más pude largarlo. Ahora, su autor abrió este otro, al que bautizó Dragon Lieder.  Y sigue siendo tan bueno como el original. La última entrada es una honesta y muy inteligente reflexión sobre la medicina y sobre la nocíón de justicia que me maravilló por encontrarle tantos puntos de coincidencia con mi posición personal sobre el tema. Acá, unos párrafos y abajo el link.

(…)
No importa cuántos Mengeles, cuántos doctores al pie de la mesa de tortura dando el ok para que siga el tormento, cuántos ayudando a crear sustancias destinadas a destruir y no a sanar el cuerpo humano, ni cuántos otros canallas con estetoscopio se amontonen en la Historia, la percepción general de la totalidad de las sociedades humanas con respecto a la profesión de la medicina, siempre será excepcionalmente buena. El médico tiene el oficio casi sacro de cuidar del cuerpo humano desde que ayuda a traerlo al mundo hasta que lo declara definitivamente vacío de espíritu, y no hay tarea más identificable con la filantropía que la de ellos.

Es por eso que sus figuras misteriosas eran las únicas capaces de rivalizar en influencia con los reyes guerreros en las primeras aldeas, es por eso que la cruz blanca sobre fondo blanco sigue siendo un salvoconducto -no siempre respetado, claro está- para atravesar el campo de batalla donde todos los hombres de otras profesiones son abatidos sin que se les dispare, y es por eso que las sociedades los respetan, los escuchan y quieren que estén bien remunerados, que les paguen bien.

Más, acá

En la calle II

“Este último es un capítulo más en la novela a la que desde siempre nos tiene acostumbrado el diario Hoy. Hasta ayer -jueves-, eran 18 las personas que fueron despedidas por razones poco claras. Algunos de paginación, otros de deportes, algunos de política, alguna telefonista, alguno de otro sitio…”

En su blog, el comandante Graziano revela más detalles de la trama de los despidos del diario de 32, a los que accedió, asegura, a través de un misterioso mail.